+34 910 601 978 [email protected]

¿Quieres montar un negocio en España?

asesoría jurídica emprendedores

Tienes una idea de negocio y quieres ponerla en práctica.

Necesitas un plan de negocio que te ayude a determinar si tu idea es viable.

Te asesoramos para realizar tu plan de negocio

La viabilidad de un proyecto está determinado por el análisis del producto o servicio, la oferta, demanda, competencia, costes y beneficios, necesidades financieras y el público objetivo al que te dirijas.

Tienes que analizar si eres viable como empresario hacerte estas preguntas de una manera honesta: ¿Tengo las capacidades y habilidades necesarias para llevar a cabo mi proyecto? ¿Quiero desarrollar mi carrera profesional como empresario? En caso de que sean afirmativas pasar a las siguientes preguntas:

¿ESTOY DISPUESTO A NO TENER DESCANSO EN LOS PRÓXIMOS AÑOS?

¿TENGO EXPERIENCIA EN EL SECTOR?

¿EN QUÉ CONSISTE MI IDEA DE NEGOCIO?

¿CUÁLES SON TUS DEBILIDADES, AMENAZAS, FORTALEZAS Y OPORTUNIDADES?

MI PRODUCTO O SERVICIO, ¿CUBRE UNA NECESIDAD DE MERCADO O BUSCO CREARLA?

¿CUÁL ES EL MERCADO POTENCIAL AL QUE ME DIRIJO?

¿CÓMO ES MI CLIENTE OBJETIVO?

¿ES EL MOMENTO ADECUADO PARA LANZAR MI IDEA?

¿EXISTEN COMPETIDORES EN EL MERCADO?

¿CÓMO SON Y CUÁLES SON SUS ESTRATEGIAS DE VENTA?

¿CUÁLES SON MIS VENTAJAS COMPETITIVAS?

¿QUÉ NECESIDADES TÉCNICAS Y FINANCIERAS REQUIERO?

¿CUÁLES VAN A SER MIS INGRESOS Y MIS GASTOS?

¿DEMUESTRAN LOS NÚMEROS QUE EL NEGOCIO ES RENTABLE?

¿ES UNA IDEA CON CAPACIDAD DE EVOLUCIONAR?

¿TIENE MI IDEA OPCIONES DE VIABILIDAD EN EL FUTURO?

¿CUÁLES SON MIS ALTERNATIVAS EN CASO DE QUE EL NEGOCIO NO DÉ LOS FRUTOS ESPERADOS?

Analizar si emprendes: Solo o como compañía

¿QUÉ ES MEJOR? ¿SOLO O EN COMPAÑÍA DE OTROS?

Depende… emprender en solitario conlleva una mayor libertad e independencia para tomar decisiones sobre qué hacer, cómo y cuándo. Pero emprender junto a otros aporta compartir ideas, conocer otras propuestas que, tal vez, a ti no se te hubieran ocurrido y aunar experiencias profesionales, así como carencias formativas. También cuenta con el apoyo financiero de tu socio o socios, y compartir la responsabilidad de integrar una sociedad. “Emprender en compañía de socios tiene múltiples ventajas, siempre que se conozca muy bien al socio o socios.

Si se puede solo es mejor solo, porque entre los socios la relación  tiene que ser sólida.

Pero en el caso de que sean necesarios varios socios para iniciar una actividad –por falta de recursos y/o conocimientos–, es partidario de que uno tenga al menos el 51% de la empresa. “Cuando montas un negocio con amigos, todos tienden a adjudicarse un tercio. Es importante entonces redactar muy bien los estatutos sobre cómo resolver las diferencias que surjan, porque para coger dividendos todo el mundo se apunta, pero para aportar capital siempre hay problemas. En esos casos, es preferible que haya alguien que tome las decisiones, aunque se discutan y se pongan sobre la mesa, pero debe haber uno que decida con el 51%”.

¿Cómo me financio?

La primera fuente de financiación deben ser bien del fundador o de los socios, en el caso delos bancos o de inversores privados sólo arriesgarán –o invertirán– si también se implica el emprendedor con parte de sus bienes. En ocasiones, no se ponen en marcha proyectos por no haber planificado las necesidades de inversión inicial. “Muchas veces, se piensa que para arrancar un negocio es necesario hacer una gran inversión. Pero, si analizamos bien el caso, es probable que en una primera fase no haga falta invertir varios millones, sino que, con una pequeña ayuda, un crédito o la hipoteca de una casa, será suficiente para empezar. Siempre habrá tiempo para que se unan otros socios”,

Sería conveniente  comenzar con recursos propios (como capitalización de desempleo, indemnizaciones de empresa, ahorros…) y con financiación externa (créditos bancarios, Subvenciones por ejemplo ICO.

Si empiezas en solitario lo mejor es con recursos propios, así tendrás la mayoría del capital. Si buscas inversores te pedirá que te comprometas con algún bien por ejemplo de tu casa ya que a la persona a la que vas a pedir dinero le convencerás mejor”. No olvides que la búsqueda constante de financiación debe ser una actividad más de tu empresa. No debes esperar a que lleguen momentos críticos para buscar dinero desesperadamente.

Respecto a las subvenciones, no las consideres fuente de financiación, sino una ayuda, porque no siempre se consiguen y, cuando llegan, la empresa ya ha empezado a andar. No obstante, conseguir una de algún organismo público (CDTI, ICO…) puede dar, además de un empujón económico, mucha credibilidad y confianza a la hora de buscar socios, aliados, nuevos clientes, contratos… Algo similar ocurre con los premios. Si consigues ganar alguno, utilízalo como carta de presentación

¿QUÉ PRODUCTOS FINANCIEROS CONVIENEN MÁS?

Depende el destino que le vayas a dar: “Si el fin es la compra de maquinaria, vehículos, naves o locales comerciales, opta por los préstamos a largo plazo, leasing o renting, dependiendo del sector y de la previsión fiscal. Por ejemplo, si prevés tener muchos beneficios será conveniente optar por el renting si además es necesaria la renovación continua y periódica de los equipos. Y si el fin es ayudar a superar desfases de tesorería, es decir, diferencias entre los periodos de cobro a cliente y de pago a proveedores, opta por líneas de crédito y de descuento, factoring, etcétera”, sostiene Donoso. En ese sentido, De la Fuente recomienda tener tres productos fundamentales: “Una línea de crédito en función de la facturación de la empresa. Es una forma de endeudarse, pero no cuenta. Es decir, si dispones de ese dinero, estás en deuda con el banco, pero si no lo necesitas, no. También una línea de descuento. En nuestro caso, como trabajamos con la Administración, en cuanto ésta nos certifica un contrato, nos interesa acudir al banco para que nos descuente. Tendrás que negociar el tipo de interés. Y, en tercer lugar, una línea de avales para facturas comerciales”.

¿Cómo conseguir tus primeros clientes?

Te presento cinco consejos para conseguir a tus primeros cinco clientes sin tener que pagar a nadie para que haga este trabajo por ti.

Reach-Your-Customers

  • Empieza por tus contactos más cercanos. Es la casilla de salida. Tu familia, tus conocidos del máster en dirección de empresas, tus antiguos compañeros del colegio (sí, esos que ahora te han contactado a través de Facebook), más recientes compañeros de la universidad (y no sólo compañeros, sino también profesores, asociaciones a las que pertenecieses durante tus años de formación), tus contactos empresariales (antiguos clientes, antiguos jefes, colaboradores, también a tus antiguos compañeros), contactos de tiempo libre, vecinos y conocidos del barrio, contactos a raíz de tus asuntos domésticos (desde el jardinero de tu comunidad, hasta el dependiente del colmado donde bajas los domingos…). Llámales por teléfono, visítales o envíales un correo electrónico. Eso sí, tienen que pagar por tu producto o tu servicio. Si no, siempre te van a decir que les interesa y si se lo ofreces gratis no lo van a evaluar de forma objetiva.
  • Aprovecha tu red de proveedores.Tus proveedores pueden conocer a clientes potenciales de tus productos y en algunos casos pueden ser hasta clientes potenciales con los que comenzar a medir tu propuesta de valor. En muchos sectores los emprendedores no saben donde encontrar a sus primeros proveedores: empieza por preguntar en las asociaciones del sector en el que entras.
  • Puerta fría. Sí, no hay otra. Es la vieja técnica de ir puerta a puerta fría para ofrecer nuestros productos tanto si es al canal que nos va a distribuir como si es al cliente final. Los expertos aseguran que esta técnica está bien para aprovechar que haces una visita a un polígono o a un centro empresarial. Tómatelo como si hicieses una prospección del mercado y si no consigues concretar nada, por lo menos obtienes información , nombres… Una vez seleccionas a quién te quieres dirigir, conviene enviar primero un correo electrónico, con algo de información, o llamar por teléfono. No te presentas de improviso. Una nueva marca de moda que arranca y que va a distribuir a través de tiendas ya establecidas tiene la opción de recurrir a un distribuidor profesional o hacerlo con sus propios medios. Con la segunda opción aprende, evalúa su propuesta de valor, convierte a la tienda en prescriptora y tiene más opciones de cerrar una venta.
  • Mailing tradicional. A una pequeña guardería le puede funcionar una pequeña campaña de buzoneo tradicional. Sin una gran inversión llegan a comunidades de vecinos de la zona a los que les puede interesar y que pueden comenzar a hablar del negocio. Algunos expertos sugieren envíar un folleto en el que se avisa de que va a ocurrir algo a partir de una fecha, y en esa fecha comunicas otro dato y así… se trata de generar expectativas en tus clientes y de esta manera captar su atención.
  • Aparecer en listados de empresas. Existen listados profesionales no comerciales en los que no está de más aparecer: a través de asociaciones sectoriales, antiguos alumnos de escuelas de negocios y entidades públicas (como ayuntamientos). Volviendo al ejemplo de una guardería, todos los ayuntamientos incluyen un listado de centros en su página web, un contenido que, por lo general, está bien posicionado en buscadores…

Consulta gratuita

8 + 4 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
EnglishFrançaisPortuguêsEspañol